Angel Fernández / Pintor

No me recuerdo de mi sin pintar gracias al apoyo de mi familia, el  estímulo creativo y su desarrollo fue natural, y,cuando un día de niño, llego a casa un vendedor,estudiante de arte de la escuela MASANA de Barcelona y le compramos un cenicero hecho de un buda principal sentado y calvo con seis cabezas, mas para apoyar los cigarrillo, supe que estudiaría en su escuela. al que supe que nunca iría al servicio militar. Eso fue  como una lotería de vida como se dio.

Me gusto estudiar vidrio en la fundación del vidrio de Barcelona y cerámica con Teresa Japón. Nunca se acaba de saber ni sentir, .ir al  encuentro,  perderse y jugar con esa magia te hace sentir la grandeza y confianza en el arte. Siempre dispuesto a revelar  caminos y claves   íntimas con uno y el mundo, vitales de reconocimiento y la satisfacción crea una insatisfacción cada vez más grande. No sé si alcanzable con este oficio ni con esta vida, da igual los materiales, técnicas y oficios que son atraídos por la necesidad de contar , de experimentar, que se aúnan a reforzar y profundizar al volver a pintar, al volver a mirar…